Posteado por: Joaquín Blanes | octubre 6, 2007

Ángulo de los planos

Como en la tipología de planos, el ángulo de la cámara dependerá de lo que deseemos expresar. Tenéis un ejemplo gráfico en el siguiente pdf: angulacion.pdf, que está sacado de esta página web. Es interesante porque lo explica de un modo sencillo, pero en realidad el tema de la angulación es más complejo.

Más que los ejemplos explicativos que podáis encontrar en los apuntes o en las imágenes que a continuación os muestro. Mi recomendación es y será siempre la misma: ver muchas películas, cortometrajes o incluso series de televisión, donde encontraréis multitud de ejemplos y podréis juzgar si están o no están justificados narrativamente.

Siempre tomando la figura humana como referente, tenemos los siguientes ángulos:

Ángulo normal (en la línea de la mirada del personaje)

normal.JPG

Ángulo picado (por encima de la mirada)

picado.JPG

Ángulo contrapicado ( por debajo de la línea de la mirada)

contrapicado.jpg

Ángulo cenital (en la perpendicular desde arriba)

cenital.jpg

Ángulo nadir (en la perpendicular desde abajo)

nadir.JPG

Ángulo aberrante (plano inclinado hacia un lado)

aberrante.JPG

Existe otro tipo de plano al que algunos llaman ángulo imposible y otros plano imposible. No nos pelearemos por terminologías, sino por comprender qué tipo de plano es.

Consiste en situar la cámara en un punto de vista que de forma natural es imposible. Me explico. En Mujeres al borde de un ataque de nervios, hay un plano que está tomado desde el interior de un contestador, en el que vemos las dos bobinas de la cinta grabadora.

Otro plano imposible, también habitual, es colocar la cámara en el interior de un figrorífico.

Hay un cortometraje mexicano, que puede gustar más o menos, pero que es un buen ejemplo para observar cuestiones técnicas de ángulos imposibles (plano desde el interior de una nevera) o de un cenital (cuando al principio clama al cielo antes de pesarse). A nivel técnico es interesante de ver, a nivel de contenido, bueno, a mí, particularmente, me pareció un poco bobo. Pero quién soy yo para juzgar el trabajo de otros.

La suerte de la fea a la bonita no le importa.

 

 

 

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: